Terapia del arte: otra forma de ayudar a controlar el dolor

Cuando éramos niños, el tiempo del arte era a menudo la mejor parte de la escuela de gramática. ¿A quién no le gustaba colorear, dibujar, pintar y cortar y pegar? Fue divertido, relajante, y tienes un maravilloso sentimiento de euforia por crear algo que hiciste. Tenemos que volver a esa actividad infantil. Resulta que hacer arte puede ser una poderosa herramienta terapéutica para adultos, especialmente en el tratamiento y manejo del dolor, asi lo confirma Enric Corbera, un terapista profesional. Llamada terapia del arte, este tipo de psicoterapia puede ayudar a modificar la respuesta del afectado a los problemas emocionales y físicos relacionados con el dolor.

La terapia artística no reemplaza la necesidad de medicamentos para el dolor, pero puede usarse como un complemento eficaz y reducir las percepciones de las experiencias de dolor. Puede ayudar a las personas a controlar mejor los síntomas de estrés y ansiedad que acompañan al dolor, lo que ayuda con el proceso de recuperación y mejora la calidad de vida.

Cómo la terapia de arte ayuda a aliviar el dolor

La terapia artística ayuda a disminuir la percepción del dolor al alejar el enfoque mental del estímulo doloroso. No es simplemente una distracción, sino más bien una forma de enseñarte cómo relajarte y alterar tu estado de ánimo, para que el dolor no controle tu estado emocional.

Un estudio examinó a casi 200 personas hospitalizadas por un problema médico o una cirugía. Los investigadores encontraron que participar en terapia artística durante un promedio de 50 minutos mejoró significativamente su estado de ánimo y disminuyó los niveles de dolor y ansiedad. Cuando las personas tienen dolor, a menudo pierden su sentido de control ya que su dolor dicta lo que pueden y no pueden hacer. Participar en la terapia de arte les ayuda a recuperar la propiedad de sus vidas en términos de qué arte eligen y los pasos que toman para crear algo único. Puede proporcionar una forma poderosa de autoexpresión, así como una salida creativa.

La terapia de arte no debe confundirse con las clases regulares de arte. Mientras ambos crean arte, la terapia artística implica trabajar con un terapeuta de arte registrado o certificado por la junta que lo guía a través del proceso creativo mientras explora cómo se relaciona con el dolor el paciente. Por ejemplo, puedes enfocarte en hacer una obra de arte que represente cómo se ve tu dolor en ese día en particular y luego discutir cómo el dolor está conectado a las diferentes líneas, formas y colores que creas. El procesamiento de arte como este puede ayudar a las personas a explorar más a fondo su condición, lo que podría alentarlos a hablar más abiertamente sobre cómo hacer que el arte los afecte, su estado de ánimo y su dolor.

Encontrar la forma de terapia artística que más te convenga

No tienes que ser un artista para beneficiarte de la terapia de arte. El tipo de arte que hagas tampoco importa. De hecho, los expertos alientan a las personas a considerar todo tipo de expresión artística, incluidos el grabado, la técnica mixta, la carpintería y la cerámica. También puedes volver a visitar algo que hayas disfrutado en el pasado, o una forma de arte que te interesa aprender más.

Las sesiones típicas son semanales y duran de 30 a 60 minutos. La longitud y el número pueden cambiar según sea necesario. Si bien las sesiones suelen ser individuales al principio, pueden expandirse a un entorno de apoyo de grupo, lo que ofrece una oportunidad para que las personas compartan sus experiencias con otros. Piensa en ello como una versión adulta de mostrar y contar.

Posts created 18

Leave a Reply

Related Posts

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top